LA IMPORTANCIA DE TRABAJAR LOS SUEÑOS 

Los sueños, como mensajes del Inconsciente, nos conectan directamente con nuestra mente profunda y por lo tanto con la base-raíz de nuestra personalidad, siendo ahí donde hemos de buscar y elaborar si queremos trabajar nuestras emociones realmente.

 

Una vez entendemos el lenguaje del Inconsciente, a partir de los sueños por ejemplo, podemos aprender a puentear o pactar irracional con racional para así mejorarnos y por lo tanto ser más felices. No podemos resolver ni aprovechar todo nuestro potencial si no conocemos el origen de nuestra psique, si no trabajamos nuestros conflictos desde el origen.

 

Resulta importantísimo no desconectarnos de nuestra esencia, de lo más profundo de nosotros, para poder tener la mejor vida posible. Nuestra educación, así como las dificultades con las que nos encontramos a lo largo de nuestra estancia en este mundo, hacen que nos desconcentremos en el atender y elaborar el Inconsciente, siendo muy pequeños, lo cual nos resulta nefasto. Trabajando los sueños volvemos a los orígenes, en muchos sentidos y nos reencontramos, tanto como nos auto descubrimos, accediendo a una mayor libertad mental-emocional. ​

 

Existen muchas teorías e investigaciones acerca de los sueños las cuales estudié detalladamente, tanto teórica como prácticamente, desarrollando así mi propia técnica de análisis que iré trasladando en este espacio con la intención de que podáis entender y trabajar los mensajes de vuestros sueños, mensajes que en un intento de que os conozcáis profundamente fluyen de manera continua desde el Inconsciente. A modo personal, puedo afirmar que, tras estudiar todo el material a mi alcance, valorar las distintas visiones que sobre los sueños presentan todas las técnicas que he investigado y trabajar con mis sueños, los de mis amigos y por supuesto mis pacientes, he llegado a la conclusión de que éstos constituyen herramientas importantísimas para nuestro conocimiento interno y externo.

 

Sabemos que todo tipo de información desterrada al Inconsciente asciende a la superficie consciente durante los sueños por lo que recordarlos, total o parcialmente, nos ayuda a destapar emociones y recuerdos olvidados que necesitan salir la luz ya que si no fuera así no los soñaríamos. Esto ocurre porque el Inconsciente es un sistema sano que trata, continuamente, de hacer consciente su información para ayudarnos en nuestra evolución emocional. Si analizamos nuestros sueños, cuestión más sencilla de lo que parece, accedemos a una propia información muy estimada como puede ser el origen de nuestros malestares y/o limitaciones o, como mínimo, a ciertos datos que pueden llevarnos a dicho principio. Por otro lado, el solo hecho de recordar los sueños ya es liberador puesto que permite el descanso del Inconsciente el cual permanece activo día y noche, archivando y gestionando datos, datos y más datos de manera continuada e intensa.

 

Por otro lado, al atender a los sueños atendemos al Inconsciente dado que mediante ellos se manifiesta y atender al inconsciente es igual a indicarle, simbólicamente, que estamos con él, sabemos de su presencia y le vamos a ayudar en su labor de mejorarnos la vida. Dado que lo que necesita dicho sistema es que escuchemos sus mensajes para resolvernos emocionalmente, si nos involucramos en el mundo onírico comienza a dejar de enviarnos ciertos mensajes que, a pesar de ser necesarios y buenos para nosotros, suelen incomodarnos; es decir, si sueño recurrentemente que estoy atrapad@ en una casa y resulta que en mi vida cotidiana estoy tratando de salir de un pensamiento circular que me atormenta, al recordar y analizar el sueño no solo tomaré conciencia real de que debo confrontar la situación sino que además encontraré en el sueño estrategias** para hacerlo, de esta forma el inconsciente dejará de enviar mensajes por otros medios distintos a los sueños como puede a ser nuestro cuerpo en forma de somatizaciones*, lo cual agradeceremos sumamente. ​

 

Imagino que la mayoría de vosotros pensará que interpretar sueños es algo muy complicado, sin embargo no es así. Cierto que ser maestro en dicho arte lo es pero también lo es el hecho de que con unas pocas claves, muy concretas, no resulta nada difícil empezar a comunicarnos con nuestra mente profunda y por lo tanto con nuestra base emocional.

 

Poco a poco iré aportando pautas en este soporte pero os adelanto que a la hora de comprometernos con el análisis onírico hemos de pensar simbólicamente, basándonos en los SÍMBOLOS COLECTIVOS: aquellos asociados al inconsciente colectivo de nuestra especie y en los SÍMBOLOS PERSONALES: aquellos asociados a nuestro inconsciente personal. Veremos que ambas clases de símbolos se encuentran estrechamente relacionadas, dado que en esencia representan patrones que seguimos, consciente y/o Inconscientemente, patrones que en psicología profunda llamamos ARQUETIPOS y que debemos entender y atender si deseamos autorealizarnos. ​ ​

 

*Manifestaciones emocionales en nuestro físico

 

** Tras mi experiencia en el análisis de infinidad de viajes oníricos, considero que todo sueño presenta siempre lo que yo me he animado a llamar PUERTAS Y VENTANAS, a través de las cuales podemos acceder a las claves para analizarlos ya que nos muestran la resolución del problema o limitación, más o menos profunda, planteada en el sueños. Así, todo sueño es interpretable, necesario, muy importante y sanador.